domingo, 28 de febrero de 2016

Querido Diario:

Hoy intente comenzar a leer el libro que me propuse leer y a hacer algunas oraciones, me ha costado un poco lo de las oraciones, pero he logrado hacer algunas, desgraciadamente cuanto intente leer el libro tuve un poco de dificultad, ya que no ha sido fácil, supongo que todavía no me encuentro lista para leerlo, pero tengo fe de que en varios meses, si sigo siendo constante y perseverante lograre leer aunque sea una página, ya que me siento motivada y cada cierto tiempo busco aprender más por mi propia cuenta.

miércoles, 24 de febrero de 2016

Ayudemos a Cambray

AYUDEMOS A CAMBRAY

Todos en la vida tenemos necesidades, por lo que de la misma manera que queremos ser escuchadas y atendidas, debemos ayudar a los demás. 


El año pasado cuando me enteré del desastre de Cambray me dio mucha pena saber la cantidad de muertos que dejó, pero me causó más pesar ver la insensibilidad de los guatemaltecos. En los turnos de ayuda para cocinar y visitar a los refugiados, algunos días no había nadie que ayudara... Esto me movió a involucrarme y a querer ayudar a los más necesitados en ese momento. 

Es el deber de los guatemaltecos ayudar en lo que podemos, principalmente no con lo que nos sobra como ropa y víveres, sino más bien con nuestro tiempo y dedicación. Las personas afectadas en esta catástrofe agradecían enormemente el cariño y apoyo que se les prestaba, por lo que sé que hay más recompensa en el que da poco, pero con cariño, que el que da mucho sin ningún sentido.   



Reto personal: Atletismo

A principio del año 2015, empecé una actividad que era un gran reto para mí: tomar clases de atletismo. Esto era un reto para mí ya que no soy una persona que le guste el ejercicio y aparte, como esta actividad requiere mucho esfuerzo físico, tengo mala resistencia física lo que no lo iba a hacer más fácil.

Los primeros meses, después de la mayoría de las clases me sentía completamente agotada y sin esperanza de mejorar ya que corría en tiempos muy malos y me costaba mucho resistir pero cuando fueron pasando las semanas, fui mejorando mucho mis tiempos y sentía que resistía más.

Para septiembre de ese mismo año, me sentí orgullosa de mis logros porque empecé pensando que no era capaz y terminé con muy buenos tiempos (comparados con los que empecé) y  con una mucho mejor resistencia. No solo mejoré en esto, pero también me di cuenta que soy capaz de tomar retos que sean relacionados con algo atlético porque si trabajo por lo que quiero, lo voy a lograr y esto lo puedo aplicar también en todas las áreas de mi vida.

A pesar de todas estas grandes mejoras, se que puedo trabajar por ser todavía mejor.

Piñatas Navideñas 




En la tarde del 24 de diciembre de 2015, comenzamos a organizar y a rellenar las piñatas para la actividad. Una semana antes visitamos el parque Colón de la capital para seleccionar las piñatas y comprar los otros materiales necesarios. A las 4 de la tarde, nos dirigimos a “la campana” que es el lugar en donde íbamos a quebrar las piñatas (en la finca Parraxé). Cuando llegamos ya había un grupo de niños que llegaron antes para asegurar su participación. Dividimos al grupo en 4: niñas pequeñas, niñas más grandes, niños pequeños y niños más grandes (para cada grupo había una piñata distinta). Esto lo hicimos así para que los grandes no aplastaran a los pequeños cuando se abalanzaran sobre los dulces. 
Cuando tocaron las piñatas de los más pequeños, algunos niños grandes se acercaban y recogían los dulces que tenían al alcance pero sin abalanzarse sobre los pequeños, pero cuando tocaron las piñatas de los grandes todos se tiraban unos encima de otros para poder recolectar la mayor cantidad de dulces posible.

Recuerdo especialmente a un niño que siempre estuvo muy sonriente y le causaba más gracia golpear la piñata que recoger dulces, las niñas más grandes se encargaban de recogerlos por él. Después de que destrozaran por completo las piñatas (cuando ya no le podían seguir pegando la terminaban de desgarrar con las manos), todos agradecieron muy amablemente la actividad y nos ayudaron a recoger un poco la basura que había quedado. Terminamos de recoger todo rápidamente y continuamos con nuestras actividades familiares de Noche Buena.