jueves, 10 de marzo de 2016

Cambray II

En el 2015 muchas personas perdieron sus casas, y algunos a sus familiares y seres queridos. Como guatemalteca me sentí en la obligación de ayudarles. Desde Octubre hasta diciembre estuvimos apoyando por medio de distintas actividades. 
Fuimos a los albergues a entregarles tamales, pan y un jugo en una de las primeras noches para que pudieran cenar. Cocinamos fiambre para llevarles el día de los muertos y así ellos podían seguir con las tradiciones sin importar las dificultades con las que se enfrentaban.

Esta actividad implicaban muchas veces salir de la comodidad a la que estamos acostumbradas, porque había que levantarse temprano para ir a cocinas, y pasar aproximadamente seis horas parada. Al finalizar la actividad me sentí muy satisfecha, porque hay personas que agradecen la ayuda que se les brinda, y por un momento podíamos darles tranquilidad. 

1 comentario:

  1. Me parece muy importante involucrarse en este tipo de actividades para ayudar a los demás, especialmente a los mas necesitados. De esta manera se aprende a salir de la propia comodidad para servir a los demás y así ser feliz, pues es más feliz el que da, que el que recibe.

    ResponderEliminar