miércoles, 24 de febrero de 2016

Piñatas Navideñas 




En la tarde del 24 de diciembre de 2015, comenzamos a organizar y a rellenar las piñatas para la actividad. Una semana antes visitamos el parque Colón de la capital para seleccionar las piñatas y comprar los otros materiales necesarios. A las 4 de la tarde, nos dirigimos a “la campana” que es el lugar en donde íbamos a quebrar las piñatas (en la finca Parraxé). Cuando llegamos ya había un grupo de niños que llegaron antes para asegurar su participación. Dividimos al grupo en 4: niñas pequeñas, niñas más grandes, niños pequeños y niños más grandes (para cada grupo había una piñata distinta). Esto lo hicimos así para que los grandes no aplastaran a los pequeños cuando se abalanzaran sobre los dulces. 
Cuando tocaron las piñatas de los más pequeños, algunos niños grandes se acercaban y recogían los dulces que tenían al alcance pero sin abalanzarse sobre los pequeños, pero cuando tocaron las piñatas de los grandes todos se tiraban unos encima de otros para poder recolectar la mayor cantidad de dulces posible.

Recuerdo especialmente a un niño que siempre estuvo muy sonriente y le causaba más gracia golpear la piñata que recoger dulces, las niñas más grandes se encargaban de recogerlos por él. Después de que destrozaran por completo las piñatas (cuando ya no le podían seguir pegando la terminaban de desgarrar con las manos), todos agradecieron muy amablemente la actividad y nos ayudaron a recoger un poco la basura que había quedado. Terminamos de recoger todo rápidamente y continuamos con nuestras actividades familiares de Noche Buena. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario