jueves, 14 de mayo de 2015

Un Techo por mi País 

Con Juanito de San Rafael 
El campamento de semana santa del 2015 fue definitivamente una de las mejores experiencias de mi vida. A pesar de las duras condiciones en las que vivimos por esos cortos 6 días, lo que aprendimos y las personas que conocimos hicieron que esta semana santa fuera por mucho la mejor de todas. 
Antes de llegar, mis expectativas de toda la actividad ya en sí eran altas, pero tengo que admitir, que el campamento las superó y por mucho. Es increíble todo lo que se puede lograr trabajando en equipo y con una buena actitud. 
Para ser sincera, yo iba con el plan de mejorar la vida de una familia aunque sea un poco al colaborar en la construcción de su vivienda, sin embargo fueron estas familias que conocí las que cambiaron mi vida para mejor. Es impresionante como estas personas, al no tener mucho, son las más generosas, se contentan con poco y están dispuestas a dar lo que tienen para que otros estén bien. ¡Hay tanto que aprender de ellas!

2 comentarios:

  1. Suena muy interesante está actividad de TECHO. Aparte de que se mira divertido y diferente, se mira que se puede aprender mucho de las personas que viven allí, de cierta manera te cambian y te hacen darte cuenta que con poco se puede ser feliz. ¡Ojala nos podamos ir en julio otra vez!

    ResponderEliminar
  2. Me parece que Techo es una muy buena obra, no sólo porque ayuda a las personas que más lo necesitan como país sino también porque a todo el que participa lo hace crecer y darse cuenta de la realidad en la que vivimos. Siempre he querido participar y escuchar tu experiencia me garantiza que no me voy a arrepentir!

    ResponderEliminar