sábado, 9 de mayo de 2015

ABRE TUS OJOS


Gracias a la linda experiencia que he tenido colaborando en un comedor solidario para personas de la tercera edad he podido abrirme a la realidad, pues en estos cuatro meses he convivido con personas ya adultas que han sido abandonados por sus familias, este hecho me dejó muy impresionada pues sus propios hijos los dejaron solos siendo ellos los que les dieron la vida, de igual manera asisten niñas que no tienen que comer pues sus padres están muy ocupados en los malos caminos y no tienen tiempo ni dinero para darles algo de comer. 
He tenido la oportunidad de hablar mucho con ellos y en verdad me cambiaron la vida pues me han hecho reflexionar sobre los valores de las personas, como tengo que valorar hasta las cosas más pequeñas porque el tiempo pasa y todo se acaba.
Creo que la ayuda que ellos me han dado a mi es aún mayor a la que yo les podría haber dado, ya que he aprendido a querer, amar y valorar más la vida.

“Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo”-Mahatma Ghandí

2 comentarios:

  1. Amelia me parece una experiencia muy bonita y también admiro tu paciencia porque supongo que compartir con señores de tercera edad no es fácil.

    ResponderEliminar
  2. Que bonita experiencia Amelia, de seguro fue una experiencia enriquecedora tanto para ti como para los señores con los que compartiste.

    ResponderEliminar