domingo, 13 de julio de 2014

Seminario


Este año, como requisito del ministerio de educación para las alumnas de quinto curso, hemos empezado un proyecto en el cual podremos ayudar a los niños de la escuela de Don Justo. El tema que escogimos ayudar fue el de salud e higiene, ya que al visitar la escuela, nos dimos cuenta que era una gran necesidad.

Los niños refaccionan en el colegio, pero el agua que toman es directa del chorro. Es por esto que mi grupo (la clase nos separamos en tres), decidimos ayudar a este punto específico, el cual es del agua limpia. Después de investigar un poco, se comprobó que el agua no filtrada no solamente es mala para la salud estomacal, etc. También es mala para el desarrollo de la mente del niño. Esto hace que no pueda cumplir con sus tareas del colegio como debería y no pueda aprovechar al máximo la escuela.

Para ayudarlos, decidimos comprar 10 eco-filtros para toda la escuela. Para obtener los filtros, necesitabamos dos mil Quetzales, y por eso, hicimos actividades para recaudar fondos. Estas actividades son hechas en los grupos asignados para cada proyecto. Lo que esto me ha enseñado es que en equipo podemos lograr más cosas que hacerlos solas. Con todo el grupo logramos obtener el dinero rápido, y las contribuciones de cada una ayudó a llegar a la meta.

He aprendido a pensar más en las necesidades de las demás personas, especialmente de las de escasos recursos. Nunca había visto la necesidad que tienen estos lugares en de temer una vida más saludable, en respeto al agua que ingieren.

Indirectamente, el colegio me ayudó a darme cuenta que al ayudar a las demás personas, hacemos un bien a la comunidad y también a nosotros mismos. Aunque suene egoísta, uno se siente mejor al ayudar a los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario