miércoles, 7 de mayo de 2014

Soñar Despierto 2013

El año pasado asistí a la actividad de Soñar Despierto. Se trata de convivir personalmente con algún niño o niña que vive en algún hogar para aquellos que no tienen la compañía de sus padres. 
Admito que mi asistencia se debió a la presión de grupo de algunas compañeras. Debido a esto es imaginable y efectivamente cierto que mi actitud al inicio de la actividad fue pesimista y rogada. No cabe decir que no suelo llevarme bien con los niños, debido a que no sé como convivir con ellos. 
Al asignarme a Hugo (ese era el nombre de mi niño asignado) sentí incomodidad, intenté crear y mantener una conversación que permitiría introducirnos a ambos. 
En resumen, conforme pasaba el transcurso del tiempo mi actitud fue cambiando, había crecido cierta confianza entre Hugo y yo que eliminó totalmente el sentimiento de incomodidad. 
Esta actividad me recordó lo bien que se siente compartir con los demás y poder crear sentimientos de alegría en aquellos. Los valores ejercitados fueron: tolerancia, confianza y amabilidad.
Recomiendo a todos y a todas formas parte de estas actividades, son un buen ejercicio mutuo (refiriendo al ayudante-ayudado) de desarrollo personal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada