martes, 25 de febrero de 2014

CONVENCIÓN DE CLUBS 2013

Esta convención se realizo del 26 al 30 a abril 2013 en "Las Gravileas" Antigua Guatemala. Fue una actividad de cinco días donde realizamos visitas a familias de escasos recursos, compartimos con ellas, les provisionales diferentes alimentos y les impartimos clases de formación. También realizamos dos excursiones donde compartimos con las diferentes participantes de Guatemala, El Salvador y Honduras.  Se realizaron diferentes Tertulias donde se preparaba con anticipación un tema para discutir y una actividad recreativa para llevarla a cabo en grupos donde se relacionaban participantes de los cube de los tres diferentes países. Esperábamos una gran asistencia de los diferentes clubs: Caranday, Kayac, Alamar y Walpa nos reunimos aproximadamente 85 participantes que esperábamos adquirir una experiencia de vida donde podríamos compartir el servicio a los demás y la amistad, no sólo con las diferentes familias a las que ayudamos sino también con nuestras compañeras de los diferentes clubs. 



Al final toda la convención tuvo mucho éxito porque cada persona colaboró con su pequeño grano de arena. Todos se responsabilizaban por sus pequeños encargos diarios lo que creaba un ambiente de armonía y servicio, no sólo con las familias que visitamos sino entre nosotras. aprendí mucho de esta experiencia, aprendí que no son ciertos esos paradigmas de que la juventud solamente esta centrada en ella misma, pensado solamente en divertirse y lograrse desempeñar bien en la escuela. Eran innumerables las diferencias entre todas esas jóvenes que asistieron, pero eran aún más las similitudes. Todas se entregaban a los demás sin esperar nada a cambio, sin querer una recompensa o un reconocimiento por su esfuerzo, cada una buscaba siempre el mejorar cada día, realizar los encaros con más alegría, el realizar favores sin que se les pidiera, el regalar una sonrisa y una mano amiga a cualquiera que estuviera a su alrededor. 


Pero más que todo aprendí de las familias de San Juan el Obispo que visitamos. Estas familias se beneficiaron no sólo con la comida y los víveres que les dimos sino por la compañía, la alegría, esperanza y formación que les brindamos. Se podría pensar que ellos fueron los mayores beneficiados con nuestras visitas, pero la verdad es que nosotras lo fuimos. yo personalmente me di cuenta de como esas personas que bastimente les falta lo necesario para vivir, se esfuerzan cada día por mejorar, por ser mejores dando de ellos todo lo que tienen, sabiendo que no tienen ni siquiera para su propia familia. Aprendí que tengo tengo demasiadas cosas que no aprecio y soy bastante bendecida por tenerlas y que cada vez que me cueste esforzarme por realizar algo que no me guste o me cueste debo de recordar que no estoy sola en esa lucha por ser mejor y que hay muchas personas afuera que salen adelante con las peores situaciones y se dan a los demás con lo poco que tienen. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada